Mujeres marroquies en espana

Contents:


  1. Revista Internacional de Sociología, Vol 64, No 43 (2006)
  2. La mujer inmigrante marroquí en España
  3. Números en texto completo
  4. Navegación

En consecuencia, las instituciones religiosas se vislumbran como espacios del protagonismo social de las mujeres inmigrantes, que eventualmente puede derivar en procesos de empoderamiento de género. Para indagar qué estrategias desarrollan las mujeres inmigrantes que transitan de un espacio a otro, es imprescindible analizar a fondo los intereses, expectativas, necesidades, y la propia conciencia de género de las protagonistas de estos procesos.

Las interpretaciones de las mujeres inmigrantes sobre sus valores y creencias dan lugar a nuevas formas de actuación y de acción política que reconfiguran la concepción tradicional de ciudadanía. De esta manera, acceden a la acción política, cuestionan patrones tradicionales y abren nuevas perspectivas de participación ciudadana.

Todo ello apunta al objetivo principal de este artículo: Las razones que nos han llevado a escoger estos tres colectivos de mujeres inmigrantes tienen que ver con el hecho de que los colectivos rumano, ecuatoriano y marroquí fueran los principales colectivos de inmigrantes residentes en España.

Al elaborar las dos propuestas de investigación, el colectivo rumano contaba con El tercer puesto lo ocupaba el colectivo ecuatoriano, que contaba con En , cuando ambos proyectos habían finalizado, el colectivo rumano contaba con Estas redes proporcionan oportunidades laborales, prestan dinero y ayuda económica y son agentes activos, de acuerdo con valores como la solidaridad y el sentido de la responsabilidad. Una mujer ecuatoriana destacó la importancia de dichas relaciones en su proceso de acceso al mercado laboral en España:. Sólo la conocía a ella, y por medio de ella conocí a una chica marroquí que fue la que me ayudó para encontrar el primer trabajo que tuve.

Y a partir de ahí, en ese trabajo, la chica marroquí me presentó a sus compañeras de trabajo, porque me llevó a mí a trabajar allí, y todas eran españolas. Y ya empecé a tener mi entorno con chicas españolas. Telma Por una parte, se constata que tras la inserción laboral las mujeres inmigrantes crean nuevas relaciones y redes de amistad y solidaridad con personas de diferentes orígenes culturales, que contribuyen enormemente a su inclusión social y a la de su familia.


  1. !
  2. numeros de telefono de mujeres solteras en dallas!
  3. .
  4. sexo y discapacidad;
  5. agencias matrimoniales en colombia.
  6. .

Samira , una mujer marroquí que trabaja en una empresa de limpieza, lo afirmó de forma clara: Entre nuestras entrevistadas, tener redes de amistad autóctonas puede ser una importante fuente de información sobre los derechos y deberes ciudadanos, necesaria y complementaria a la actuación de profesionales trabajadores sociales , organismos servicios sociales y entidades sociales. Actuando como un elemento obstaculizador. Una de las mujeres ecuatorianas entrevistadas expuso así su trayectoria:.

Yo, por ejemplo, no sabía al principio que podía convalidar mi título y he dejado pasar mucho tiempo, porque no podías informarte. Trabajabas todo el día como interna y no tenías tiempo. Y no había esta persona que te diga: Raquel Así explica Gladis el proceso de creación de su asociación, con el objetivo de ayudar a otras personas extranjeras: Y comenzamos a formar la asociación, comenzamos con cuatro personas, todas ecuatorianas.

Así lo expresó Radia , una joven marroquí, colaboradora de una de las asociaciones estudiadas, a raíz de la cual empezó a participar en otras dos entidades sociales: Éste es el caso de las mujeres entrevistadas participantes en las entidades donde se han realizado los tres estudios de caso: Se trata de entidades muy distintas entre ellas pero que cumplen una importante función incluyente. Sahbi es una entidad fundada en Barcelona por hombres y mujeres de perfiles y orígenes muy diversos. Fedrom es una entidad con sede en Madrid formada por distintas asociaciones hispanorrumanas que trabajan para la integración de los ciudadanos rumanos, promoviendo el respeto, la convivencia y la divulgación de la cultura rumana en la sociedad española.

Y, finalmente, Atsee tiene un perfil totalmente distinto, puesto que es una entidad fundada por un grupo de profesionales ecuatorianas en Madrid, como recurso de apoyo para las familias procedentes de Ecuador. Atsee trabaja para la inclusión social a través de talleres y otras actividades, con el objetivo de mantener la vinculación cultural con el país de origen.

Cabe señalar que las tres asociaciones cumplen una importante función informativa sobre derechos y deberes para quienes participan en ellas, pero también son la forma de conocer y vincularse con otras entidades, otros espacios, e incluso para encontrar trabajo, un aspecto clave para la participación ciudadana. En este sentido, un primer vínculo entre las mujeres y la asociación hace que conozcan la organización y que a largo plazo se convierta en una buena oportunidad para que las personas sigan colaborando de forma voluntaria, al tomar conciencia del papel clave que tiene el voluntariado.

Es especialmente relevante el caso de una mujer marroquí y musulmana que mantiene una exitosa red de voluntariado e implicación social. Trabaja de cocinera en un restaurante, recibe clases gratuitas de alfabetización en una escuela de personas adultas y, como explica en la siguiente cita, es voluntaria en una iglesia católica, donde imparte cursos de cocina a otras mujeres, la mayoría latinoamericanas: Empecé a enseñar a las chicas ahí, en una iglesia, y luego empecé a comprar.

Como estoy trabajando, vienen chicas extranjeras. Yo como trabajo aquí y tengo un poco de dinero, compro. Empiezo a enseñar a las chicas y a comprar yo todo, y comemos juntas allí. Aixa Una mujer rumana participante en una asociación expuso el sentido intercultural de algunas de sus actividades, en concreto, las dirigidas a mujeres: Se trata de crear espacios entre estas asociaciones, de conocerse mejor.

De hecho, como tengo amigas marroquíes —por ejemplo, cuando celebramos el día de la mujer en el año —, pues pudimos defender los derechos de la mujer inmigrante en general. Tuvimos una invitada de Chile, otra de México, una marroquí, yo como rumana, y española, un poco de todo, y cada una contando su historia. Georgetta Estas asociaciones aportan un gran potencial para la participación e integración de estas mujeres que manifiestan la educación de sus hijos e hijas como una fuente de motivación muy importante para la participación. Las oportunidades de participación que se crean implican relaciones sociales que mejoran la convivencia intercultural.

Es el caso de esta mujer marroquí, la mayor de siete hermanos, soltera y sin estudios, que ha desempeñado un importante papel para que su familia, residente en Marruecos, pueda estudiar: Mis hermanos, todos, han estudiado hasta la universidad. Este cuestionamiento es transmitido a otros miembros de la familia hijos, hermanos y la comunidad. Se ha evidenciado que en las familias de las mujeres ecuatorianas, marroquíes y rumanas entrevistadas, son ellas quienes ejercen de referentes culturales para las nuevas generaciones.

Si bien existe una gran diversidad intra e intercultural de perfiles entre las mujeres estudiadas, es significativo el rol relevante que adquieren para su familia, para su comunidad y, en especial, para los hijos y las hijas. A modo de ejemplo, destacamos el testimonio de Martina , una mujer rumana con dos hijas, a quienes transmite diariamente la cultura y las tradiciones de su país de origen: Es decir, una especie de referentes culturales y religiosos diversos, que permiten configurar una escala de valores que ellas sienten como propios de su cultura, pero que dialogan, negocian y se tensionan con algunos de los valores de la sociedad de destino.

Un primer valor, identificable en los discursos de las mujeres de los tres colectivos, se refiere a la familia como eje de la vida social y cultural de sus comunidades. Irina , una mujer rumana, señaló la relevancia de mantener la cultura del país a través de actividades organizadas por la asociación en la que participa: Tal y como somos nosotros, hacemos cosas deportivas, tenemos un equipo de futbol, el nuestro propio.

Cosas de estas hacemos: Igualmente, el potencial de estas mujeres como sujetos activos en la sociedad de acogida contribuye a mejorar las condiciones de vida del conjunto de la población.

Revista Internacional de Sociología, Vol 64, No 43 (2006)

Éste aumenta en la medida en que adquieren mayores niveles de formación y se convierten en referentes culturales y educativos para los niños y niñas. Estoy en el centro abierto de pequeños y tengo que estar con niños que son de Marruecos. Y a veces me dicen: Me dicen: Y me dicen: Es como que lo evitan, como que no quieren tener contacto. Dunia El discurso de las mujeres inmigrantes refleja la necesidad de ampliar el concepto de igualdad en sociedades multiculturales.

Por tanto, se muestran de acuerdo en que la integración de los elementos poblacionales, cultural y socialmente diversos, debe conectarse en un todo cohesionado, conservando su idiosincrasia e identidad. La siguiente cita refleja una reivindicación de respeto e igualdad entre mujeres de diferentes culturas:. Yo tengo una amiga española con la que siempre me tengo que esforzar para explicarle mis cosas. No me tengo que esforzar tanto para que la otra persona me entienda.

Si ellos hacen un poquito de esfuerzo y nosotros también, llegamos a entendernos y llevarnos bien con el otro. Madiha En esta línea, los testimonios de las mujeres entrevistadas llevan también a replantear el significado del concepto de integración. No poder hacerlo aumenta la apatía política de las mujeres entrevistadas, dificultando la creación de lazos identitarios que las vinculen a la sociedad de acogida y favorezcan su participación en la sociedad civil. La pertenencia a una localidad no es ya cuestión de pertenencia a una nación, de poseer la nacionalidad que confiere un Estado-nación, sino de residir de forma habitual y regulada jurídicamente en una ciudad o municipio, conviviendo con personas de grupos sociales, culturales y étnicos distintos.

De este modo, el hecho de ser residente, aunque no nacional, podría ser condición suficiente para la participación política, a través del voto y la elegibilidad de todos los miembros de una sociedad. Su participación visibiliza su capacidad de organizarse y asociarse. Este modo de empoderamiento se une al que se desprende del asociacionismo que promueven las mujeres inmigrantes en función de sus intereses económicos, sociales, culturales y, en algunos casos, también políticos. Existen varios ejemplos de asociaciones creadas y controladas por mujeres inmigrantes en las sociedades de destino, para acceder al mercado de trabajo, mejorar sus condiciones de vida, reivindicar su cultura de origen, fomentar sus tradiciones, promocionar el codesarrollo, etcétera.

En ese quehacer acercan progresivamente sus posiciones a las de las mujeres autóctonas, convergiendo en función del género. En las sociedades multiculturales estas mujeres desarrollan, desde la esfera privada, aportaciones que favorecen la convivencia y la integración social. Fruto de las dos investigaciones aquí presentadas, hemos identificado tres tipos de redes que configuran las mujeres entrevistadas: Del mismo modo, el texto también hace hincapié en la necesidad de repensar el concepto de integración en el seno de los estudios migratorios.

Las asociaciones y el protagonismo de las mujeres inmigrantes en las sociedades de destino pueden empoderar al colectivo socialmente y, después, también políticamente, al tiempo que favorecen su participación en la re construcción social de la ciudadanía en España. La laicité republicana y el conflicto del hiyab. Mugak Baubock, Rainer.

EL DÍA A DÍA DE LAS MUJERES MARROQUÍES EN LA FRONTERA CON ESPAÑA

Transnational Citizenship: Membership and Rights in International Migration. Baumann, Gerd. El enigma multicultural. Un replanteamiento de las identidades nacionales, étnicas y religiosas. Benhabib, Seyla. Los derechos de los otros: Dignity in Adversity: Human Rights in Troubled Times. Women and Children in a Neighborhood Advocacy Group: Cardona, Paulina. En Dones immigrades: Jornades de reflexió.

La mujer inmigrante marroquí en España

Barcelona, desembre de , ed. Carles Bertran. Castles, Stephen. Ethnicity and Globalization. Sage Publications. Castles, Stephen y Alastair Davidson. Citizenship and Migration: Globalisation and the Politics of Belonging. Lest We Forget: Cinialli, Manlio. Working Paper Dahl, Robert. Democracia y poder en una ciudad estadounidense. El velo elegido. Hipatia Editorial. De Lucas, Javier. El enfoque de la ciudadanía: En Políticas y gobernabilidad de la inmigración en España, ed. Ricard Zapata-Barrero. Ariel , Desrues, Thierry y Juana Moreno Nieto. Ebaugh, Helen R. Agents for Cultural Reproduction and Structural Change: Ennaji, Moha.

Steps to the Integration of Moroccan Women in Development. Fargues, Philippe. Women in Arab Countries: Challenging the Patriarchal System? Fenema, Meindert y Jean Tillie. Comunidades de aprendizaje. Scripta Nova. Gavron, Kate. Gilligan, Carol. In a Different Voice: Psychological Theory and Women's Development. Harvard University Press. Gilmore, David. Bar Wars: The Changing Geographies of Gender in Spain. Glick-Schiller, Nina.

The Old and New Question of Locality: Theorizing Migration in a Neoliberalizing World. En Nuevos retos del transnacionalismo en el estudio de las migraciones, eds. Ministerio de Trabajo e Inmigración, Goldring, Luin. Transnational Spaces. Göle, Nilüfer. Galaade Éditions. Habermas, Jürgen. La inclusión del otro. Hammar, Tomas. European Immigration Policy.

Cambridge University Press. Democracy and the Nation-State: Averbury — Aldershot: Gower Pub Co.


  • juegos sexo android.
  • citas de mujeres y hombres y viceversa.
  • busco mujeres solteras en santo domingo.
  • .
  • .
  • .
  • Población por nacionalidad, país de nacimiento y sexo. Estadística del Padrón continuo a 1 de enero de La solidaridad y los intereses en la base de la ciudadanía. En Género y cohesión social, coord. En general, la mujer marroquí empieza a asomarse y a descubrir el nuevo mundo creando su propia cultura. No cuelgan para siempre la chilaba, sino que se esfuerzan por conciliar sus costumbres y tradiciones con los códigos de conducta de la nueva situación, variando las respuestas de acuerdo al nivel cultural, educativo y a las aspiraciones de cada una.

    La mayoría de las mujeres 6 que han llegado a comienzos de los años setenta proceden de ambiente rural y tradicional. Se han casado de niñas y algunas antes de llegar a la pubertad. La chica pasa de la autoridad del padre a la del marido, sale del círculo de las niñas de la casa paterna para entrar en el de las mujeres de la casa conyugal. De una fugaz infancia salta a un prematuro estado de adulta.

    Números en texto completo

    El repudio es un elemento casi exclusivamente masculino, al varón le basta pronunciar la frase ritual, "yo te repudio", para que su mujer se convierta en repudiada. Por el contrario, si la mujer quiere divorciarse debe recurrir a una jurisprudencia muy complicada. La mujer encubre así sus angustias, sus penas y esperanzas con un mundo imaginario y mítico. Otro factor importante en este ambiente tradicional es la edad, sinónimo de superioridad. Sin embargo, para todos los acontecimientos familiares van a ser decisivos y se van a suceder diferentes estatutos: Esposa, Madre y Abuela.

    Las viudas o divorciadas representan la feminización de la pobreza por las condiciones laborales que tienen que aceptar. El fenómeno migratorio trae de continuo a la memoria el aspecto económico, y en el actual contexto el trabajo femenino juega un papel particular como amortiguador de la crisis. La mujer al ejercer una actividad asalariada hace uso del privilegio que le concede el Derecho de Familia Marroquí; es decir, puede administrar sus bienes y tratar de ahorrar para comprar oro en sus viajes de vacaciones a Marruecos.

    El oro es "el Banco de las mujeres" 7. Con el trabajo la mujer adquiere categoría y recibe de su marido mejor trato, y en caso de darse un mal comportamiento no toleraría este proceder porque siente seguridad material, aunque las características de este mercado laboral, como acabamos de ver, se limita a sectores infrapagados y descualificados.

    Esta cercanía contribuye al mantenimiento y recreación en el orden material por el aporte de elementos relacionados con las actividades de subsistencia, así como los producidos para propósitos ornamentales, artísticos y culturales 9.

    Navegación

    En la medida en que desea conservar su dieta y decorar su casa al estilo marroquí tiene que disponer de productos alimenticios, utensilios culinarios y adornos de los que se provee en el país de origen. En el hogar es donde la mujer mantiene las tradiciones ligadas a lo cotidiano: Si la madre tiene poder y habilidad para transmitir la cultura de origen en usos y costumbres puede alcanzar un grupo homogéneo dentro de su espacio privado. En contacto con el país de acogida la mujer se subleva contra la poligamia y la violación física, y trata de establecer redes de solidaridad y comunicación dentro de su grupo étnico.

    Para lograr una integración es necesario considerar a las mujeres con personalidad propia, necesidades y aspiraciones especificas. Toda política de integración debería garantizar igualdad de oportunidades y de trato entre hombres y mujeres. La familia tradicional se caracteriza por la cohabitación bajo el mismo techo de toda la descendencia paterna.

    Allí el matrimonio no asume sólo las responsabilidades, todo se comparte. Aquí las decisiones salen de los padres, y la pareja gana una importancia que es incompatible con la familia patriarcal. Las visitas y encuentros de unas con otras ayudan a remediar la nostalgia y a reconstruir el cuadro original La emigración aleja de la pertenencia a la tierra y al grupo, disloca el control social; debido a la ausencia de los mayores echa los cimientos de una familia nuclear. La mujer gana en autonomía, poder y libertad, y ensancha la esfera de su influencia.

    La desintegración del funcionamiento tradicional permite su adaptación en la sociedad española. En el Rif la mujer ha jugado un papel secundario, impuesto por una sociedad basada sólidamente en una estructura patriarcal que la confina a la casa y a la familia. Religión, Familia y Comunidad son los tres pilares de la cohesión social. El Islam, en Marruecos 14 , forma parte de un mundo en el que la transmisión de costumbres familiares es un compromiso de sociedad que no hay que omitir, pero que se lleva a cabo de acuerdo con el marco social. Esto no quiere decir que la mujer en ambientes sociales elevados rompa con el pasado, pero las interferencias, evoluciones y adaptaciones a la modernidad pasan por posiciones de clase.

    La mujer inmigrante marroquí, en la esfera religiosa de la sociedad española, queda relegada al círculo doméstico, al espacio privado, por tanto invisible. El uso del velo tiene un significado religioso que se resume en la distinción de dos clases sociales: Esta situación conduce a las mujeres a organizar sus propias actividades religiosas en espacios privados, cerrados, en el interior de los santuarios y de las casas La observancia religiosa es de gran complejidad: Este Islam se caracteriza por manifestaciones sociales.

    Los deberes religiosos del Islam los realizan a través de las relaciones sociales, recreando así la comunidad en el exilio. La cohesión cumunitaria se mantiene en los acontecimientos familiares. Su saber religioso se adquiere en el medio familiar; saber oral y del gesto transmitido por la madre y la abuela en el seno de las redes de la sociedad femenina sobre temas religiosos, pasando por la determinación de lo que es "lícito". Por ello dentro de un colorido de herencia cultural y de expresión de familiaridad familiar.

    La mujer juega un papel muy importante de coyuntura entre las dos culturas. Toda política de integración debe garantizar igualdad de oportunidades, que equivale a decir participación activa de la mujer en la vida e instituciones del país de acogida. Bernabé López y otros.