Utena la chica revolucionaria

Descripción del producto
Contents:


  1. Utena, la chica Revolucionaria (1997)
  2. UTENA, LA CHICA REVOLUCIONARIA
  3. Mundos Hipotéticos
  4. UTENA LA CHICA REVOLUCIONARIA (, NORMA) - Tebeosfera

Cada contrincante lleva en su pecho una rosa y debe intentar alcanzar la del adversario con su arma, momento en que la pelea termina y el ganador obtiene como trofeo la posesión de Anthy Himemiya, una de las alumnas de la academia. Anthy, la Novia de la Rosa, contiene en sí el poder para revolucionar el mundo. Sólo a Anthy y a aquéllos que tengan un anillo como el de Utena se les permite la entrada a la arena donde se desarrollan los duelos.

Quien ostente el título de vencedor debe batirse con todo aquél que le rete y tenga también el permiso de la organización "El Fin del Mundo" para luchar. Anthy y Utena. Utena y Anthy himemiya. Utena descubre esto por casualidad, cuando observa a una pareja de lo que parecen ser novios.

Fiel a su ideal principesco, Utena acude al rescate y se interpone entre ambos, ignorando lo que sucede en realidad.

El chico es un miembro del Consejo Estudiantil y el actual poseedor de la Prometida de la Rosa, que no es otra que la joven a la que estaba maltratando. El símbolo que representa su pertenencia al Consejo es su anillo con el Emblema de la Rosa, que "por casualidad" es exactamente igual que el anillo que su misterioso "príncipe" le entregó a Utena. Al ver el anillo en la mano de nuestra protagonista, el chico la considera una rival que aspira a hacerse con la Prometida de la Rosa y la desafía a un duelo.

Utena, la chica Revolucionaria (1997)

Así, Utena descubre que el Emblema de la Rosa de su anillo abre el camino hacia el Coliseo de los Duelos, un lugar imposible situado en mitad de un bosque sobre el que flota un castillo invertido. Por este motivo, se retan en duelos para hacerse con ella. Cada duelista lleva una rosa en el pecho y el primero que deshoje la flor del contrario con su espada es declarado vencedor.

Casi sin darse cuenta, Utena acaba desafiando y derrotando al poseedor de la Prometida de la Rosa y por lo tanto ella misma se convierte en su nueva poseedora. Pues lo cierto es que no. Carece de voluntad propia y es un recipiente vacío en el que su poseedor proyecta sus deseos. Si su poseedor quiere que haga una determinada cosa o que se comporte de una determinada manera, ella lo hace sin rechistar. Anthy vive eternamente subordinada al hombre que la posea en ese momento, pero en esta ocasión ha acabado prometida con una mujer.

Al vencer el duelo y ganar a la Prometida de la Rosa, Utena y Anthy se van a vivir juntas, comenzando un largo y fascinante proceso de descubrimiento mutuo que les lleva a desarrollar una amistad y finalmente a enamorarse. Aunque nunca se muestra de forma explícita, el amor entre Utena y Anthy es uno de los motores de la serie y seguir su evolución es algo apasionante.

Navegador de artículos

Utena se descubre a sí misma al convertirse en el "príncipe" que protege a Anthy de los duelistas del Consejo Estudiantil que pretenden hacerse con ella, mientras que Anthy comienza a mostrar lo que parece ser una personalidad propia arropada por Utena. Así pues, vemos que Anthy no es realmente un objeto pasivo ni un recipiente vacío, sino que tiene deseos e intereses como cualquier otro ser humano. Por ejemplo, le gusta cuidar de las rosas en el invernadero y tiene una conexión especial con los animales especialmente con su mascota, un divertido monete llamado Chuchu.

Y he aquí el drama: El primero de ellos es Kyôichi Saionji, vicepresidente del Consejo y poseedor de la Prometida de la Rosa hasta su derrota a manos de Utena. Aunque cree estar enamorado de Anthy, su concepción del amor es inmadura y se basa en el control y la subordinación. Como si fuese un niño grande, su frustración se expresa de forma violenta, lo que le lleva a maltratar a la Prometida de la Rosa cuando se encuentra en sus manos.

Como buen playboy , Saijonji es mezquino, egoísta y manipulador. En no pocas ocasiones se aprovecha de la atracción que despierta en las chicas para conseguir lo que necesita aunque paradójicamente no es sexo lo que busca. Aunque también se aprovecha de ellas de forma egoísta, a diferencia de Saijonji lo que busca es sexo. Una vez satisfechos sus apetitos, la chica es desechada sin pudor y sustituida por la siguiente.

De familia acomodada, destaca en todas y cada una de las actividades que realiza y es incapaz de concebir el fracaso.

Para empezar, la relación que hay entre ellos es muy curiosa. Utena, la Chica Revolucionaria es un anime para chicas y cuenta con enormes cantidades de fanservice para sus espectadoras y es bien conocida la afición de las chicas japonesas por emparejar entre ellos a los chicos guapos de sus series , pero es un fanservice subversivo que retuerce los estereotipos y juega con la ambigüedad. Es frecuente en el anime que veamos a personajes masculinos con rasgos femeninos o que rozan lo andrógino.

Esto no quiere decir que sean homosexuales ni mucho menos, sino que es una muestra del interés de la serie por forzar los estereotipos y los roles de género hasta el extremo. La respuesta a esa pregunta enlaza con otro de los grandes temas de la serie: Miki no se separa nunca de su cronómetro, que utiliza constantemente para medir lo que parecen ser intervalos de tiempo al azar.

Pero para ello primero debe alejarse de la alargada sombra de su hermana gemela Kozue y de un recuerdo que ha acabado marcando a fuego su personalidad. Siendo niños, Miki y Kozue acostumbraban a tocar el piano juntos en el jardín y acabaron componiendo un tema cuyo título es "El jardín soleado" que se hizo muy popular. Incluso se organizó un concierto para que los jóvenes hermanos pudiesen mostrar su talento delante de toda la ciudad, pero justo ese día Miki cayó enfermo y Kozue tuvo que tocar ella sola el piano.

Miki ha buscado la inspiración desde entonces y cree encontrarla en Anthy, pues cuando toca el piano con ella siente lo mismo que sentía en el pasado al tocarlo con su hermana.

UTENA, LA CHICA REVOLUCIONARIA

Nanami podría parecer la típica antagonista de serie de instituto y en cierto sentido lo es. Es rica, es elegante, es popular e incluso tiene a un séquito que la acompaña a todas partes y que obedece sus órdenes. Pero como todos los personajes de la serie tiene un deseo que le consume: Aquí entramos en los resbaladizos terrenos de las relaciones incestuosas que aparecen en ocasiones en el anime, pero en este caso el deseo que siente Nanami no es físico. Ese fue el momento en el que entró en la adolescencia y descubrió el amor físico y el placer del sexo. Pero creo que lo que hace interesante a Nanami es el uso que se hace de ella para mostrar el tema de la construcción de la identidad.


  • conoce a gente de tu zona;
  • senderismo con ninos valencia.
  • Shōjo Kakumei Utena - Wikipedia, la enciclopedia libre.
  • buscar chicas calamuchita.
  • Menú de navegación!
  • como hacer citas por internet;
  • carnaval soria 2018.

Nanami es una adolescente muy insegura y su identidad se basa en gran parte en elementos externos a ella misma: Esto puede parecer una tontería pero no lo es en absoluto. Durante la adolescencia estamos construyendo nuestra personalidad y la imagen que tienen los otros sobre nosotros especialmente nuestro grupo de iguales, esto es, los amigos y compañeros de clase ejerce un papel importantísimo en ese proceso. Eso hace que los estudiantes comiencen a cuchichear sobre ella hasta el punto de que los rumores acaban dominando el instituto.

Ignorante del contenido de dichos rumores, Nanami sigue llevando una vida normal con su cencerro al cuello, pero poco a poco empieza a obrarse una transformación en ella. El llevar ese objeto propios de las vacas hace que Nanami acabe convirtiéndose en vaca. De nuevo insisto en que esto puede parecer una tontería, pero lo importante es el subtexto: Si nos ven gordos, nos creeremos gordos. Si nos ven feos, nos creeremos feos. Finalizamos el repaso a los miembros del Consejo Estudiantil con el que es personalmente mi favorito: Juri Arisugawa, capitana del club de esgrima.

Mundos Hipotéticos

Shiori pensaba que Juri estaba enamorada del chico, pero ansiaba sentirse querida, sentirse "especial". No obstante, Shiori ignoraba que el verdadero objeto del amor de Juri no era el chico anónimo que precisamente por eso es anónimo, porque en realidad el pobre no importa nada en esta historia , sino ella misma. En efecto, Juri estaba secretamente enamorada de Shiori y tras su ruptura siguió prisionera de ese amor imposible.

Esto queda simbolizado por el colgante que lleva al cuello y cuyo interior esconde una foto de Shiori. Algunas cosas son imposibles y no hay milagro que pueda arreglarlas A pesar de ello, cuando se enfrenta en duelo es implacable. Ella no desea encontrar algo eterno ni alcanzar el poder para revolucionar el mundo, sino que combate para demostrar que todo eso son chorradas y que los milagros no existen que viene a ser lo mismo que decir que Shiori estaba equivocada. Algunos las llamarían milagros.

Aunque no hay una división clara, se considera que la serie consta de cuatro arcos. Tras el primer arco centrado en el Consejo Estudiantil comienza el arco de la Rosa Negra, en el que unos oponentes misteriosos se aprovechan de las debilidades de los personajes que hay alrededor de Utena, Anthy y los miembros del Consejo para hacerles luchar contra Utena en el Coliseo de los Duelos. Se podría decir que todos escondemos pensamientos y emociones que no son aceptables, ni siquiera para nosotros mismos.

Los responsables de corromper a los elegidos por las rosas negras son Mikage Souji y Mamiya Chida, dos chicos que guardan un sospechoso parecido con Utena y Anthy. Al parecer, Mamiya fue candidato a convertirse en Prometida de la Rosa, pero fue rechazado por ser un chico y no una chica. En consecuencia, Mikage planea utilizar las rosas negras para obligar a los duelistas a acabar con la vida de Anthy de forma que Mamiya pueda sustituirla.

Uno de los grandes peligros de los recuerdos es que, aunque influyen poderosamente en nuestro desarrollo personal, pueden no corresponderse por completo con la realidad. Su relación con Mamiya es una relación de humo y espejos en la que nada es lo que parece, lo que la convierte en algo fascinante. De no ser porque las motivaciones de uno de los duelistas de la rosa negra para enfrentarse a Utena no me acaban de encajar, sería un arco perfecto. La conclusión de esta parte de la historia es toda una tragedia que haría que los dramaturgos griegos se sintiesen satisfechos y muestra que al menos existe un castigo peor que la muerte: Se trata de las actrices del teatro de sombras chinescas que aparecen en todos los episodios y que suelen ser utilizadas normalmente de forma cómica para hablar sobre el subtexto del propio episodio o para recalcar los puntos clave.

Estos personajes, que tanto confunden al espectador al principio, acaban siendo una herramienta fundamental para sacarle todo el jugo a la serie y de nuevo enlazan con su gran tema central: En ese sentido, la percepción de nosotros mismos y de nuestro mundo es otro elemento fundamental del proceso.

Son, por lo tanto, incapaces de mostrarte la auténtica realidad, la realidad ideal que sólo podemos alcanzar mediante la razón. Efectivamente, las actrices de las sombras chinescas nos llevan a pensar en la alegoría de la caverna de Platón. En el contexto de la serie, la adolescencia de los personajes es su principal limitación. Su inmadurez de cuerpo y mente por no hablar de sus revoltosas hormonas les impide usar la razón para percibir el mundo como es y por eso viven en un cuento de hadas donde habitan príncipes y princesas.

Por este motivo, la serie en su totalidad transcurre dentro de la Academia Ohtori.

UTENA LA CHICA REVOLUCIONARIA (, NORMA) - Tebeosfera

Hasta el bosque que esconde el Coliseo de los Duelos con su majestuoso castillo en el cielo se encuentra dentro de los límites del instituto. Los personajes incluso viven dentro de él porque ese es el mundo del que forman parte. El componente teatral de las sombras chinescas también nos dice mucho acerca de la serie. Esto es algo que hacen todos los personajes en mayor o menor medida. Como Prometida de la Rosa, todo lo que hace Anthy es una "actuación" para satisfacer a su poseedor.

La serie es consciente de ello. Los personajes exageran, declaman y posan como si estuviesen haciendo una performance para su audiencia. Esta estilización extrema de la realidad no obedece sólo a cuestiones estéticas como en otras producciones, sino que forma parte del propio contenido narrativo. Volvemos al mismo tema sobre el que hemos estado dando vueltas desde el comienzo de este texto: Lo hace de forma literal, poniendo una mano en pantalla con un dedo apuntando hacia el símbolo en cuestión, a pesar de que el espectador ya hace tiempo que se ha fijado en ese tipo de detalles.

La serie no oculta sus misterios ni pretende resultar oscurantista como pueden serlo otras aquí podríamos volver a sacar a colación a Evangelion. Utena, la Chica Revolucionaria juega con las convenciones incluso en este aspecto. Todo es humo y espejos. Todo es un escenario. Todo es ficción y simbolismo. La teatralidad de los personajes y la manera de mostrar visualmente los símbolos nos llevan a plantearnos otra cuestión: Series como Evangelion tienen una división narrativa bastante clara, de forma que sabemos qué parte de los acontecimientos transcurren en el mundo físico y tangible y qué parte lo hace en un plano etéreo, onírico o subjetivo.

Pero esta división no existe aquí.

Sí, hay infinidad de símbolos en esta serie. Hay otros muchos: Apocalipsis, revolución, adolescencia. Akio Ohtori, hermano de Anthy y director de la Academia Ohtori. Sin embargo, Akio oculta intenciones oscuras y desde el primer momento queda claro que la relación que mantiene con su hermana no es normal ni sana y eso quiere decir que en este caso sí que llegamos a traspasar las fronteras del incesto, aunque como todo aquí es tan teatral y ambiguo uno nunca puede estar seguro de nada.